TROUMOUSE 

Incompatible con el vértigo. Esta es una de las sensaciones vividas. Aún así, y pese al largo viaje hasta el Pirineo francés, la experiencia ha merecido la pena. La Cresta Troumuse es mucha cresta. Reúne cinco tresmiles en uno (La Munia, La Pequeña Munia, Sierra Morena, Troumuse y Pico Heid) pero merece la pena. Así que habrá que repetirla, teniendo en cuenta que es una cresta larga y dura con pasos de dificultad y tramos muy aéreos.