Mira que vamos veces a La Pedriza y, lo curioso, es que cada vez, nos sorprende de manera diferente. El pasado domingo fue una jornada de primavera invernal, y hace 15 días, primavera veraniega, palabrita. Porque lo curioso es que la parada para reponer fuerzas la hicimos en el mismo sitio, en el Collado del Miradero, y claro, nada que ver un día con otro.